Tras 76 asesinatos, líder de banda sirve a Jesús

Era de los más temidos en su país y ahora rescata a las personas para Cristo.
ENLABRECHA.MXComenta la Nota
El pastor Aldidudima Salles, de 53 años, ya fue uno de los hombres más temidos del país a mediados de los años 1980 y 1990. Más conocido en el mundo del crimen como “Ligeirinho”, fue uno de los fundadores del Mando Rojo.
 
La organización delictiva llegaba a mover 50 millones de reales por mes sólo con el tráfico de drogas en Brasil.

Convertido hace 32 años, Salles vive actualmente en Santo Antônio da Platino, interior de Paraná. Él cuenta que su misión hoy es rescatar a las personas a través de la palabra de Dios.
 
Quiere extender a los demás lo que le ocurrió el 28 de marzo de 1986, cuando entró en una iglesia evangélica en la favela de Rocinha, en Río de Janeiro, para asesinar al pastor. Responsabilizaba al líder religioso por la caída en la facturación de la organización con el tráfico en esa comunidad.

La historia de Salles es similar a la de muchos en la periferia de Río de Janeiro. De familia pobre, a los 13 años practicó su primer crimen, un latrocinio en la favela de la Rocinha. Se terminó detenido y enviado a un centro de atención a menores infractores.
 
Allí conoció a personas que lo invitaban a integrar una organización criminal que más tarde se convertiría en una de las mayores y más temida en Brasil, el Comando Rojo.

Al año siguiente, a los 14, ya ocupando la posición de segundo hombre al mando de la organización criminal. Ligeirinho llegó a liderar a 46 hombres en la comunidad de Rocinha. Con 16 años, dice que eran seis mil traficantes bajo sus órdenes en la capital.

En esa época, llegó a viajar a Colombia para especializarse en el tráfico internacional de drogas. Allí conoció a Pablo Escobar, jefe del Cartel de Medellín, que se convirtió en su amigo.

Salles cuenta que el Comando Rojo movía millones de dólares cada mes con la venta de drogas. Para calentar el dinero, él invertía en inmuebles. Se llegó a tener 753 en total, siendo 15 de ellos mansiones en Angra dos Reis, evaluadas en R $ 10 millones cada uno.

 
76 ASESINATOS

Responsable por 76 asesinatos, Salles revela que mataba sonriendo, siempre actuando sin demostrar piedad. “Yo no tenía el capeta en el cuerpo, yo entraba en el capeta, pero me liberé!”, Cuenta.

En su lista de crímenes está el tráfico internacional de niños. Se llegó a pasar por médico en un hospital de Río de Janeiro, donde observaba fríamente a las víctimas. “Yo elegía al niño secuestrado y la mandaba al exterior. Pero no era para retirar órganos, era para adopción, 19 en total“, asegura.

Su vida cambió el día que decidió asesinar al pastor y los fieles de una iglesia evangélica que desobedeció a una orden del mando rojo. “Yo odiaba a los evangélicos. Los usuarios de drogas de esa localidad se estaban convirtiendo, y consecuentemente las ventas en el punto de tráfico frente a la iglesia se perjudicaron”.
 
“Mandamos un recado al pastor para que cerrarse la iglesia, de lo contrario, él y quien estuviera en el culto en la fecha marcada serían muertos”, revela.

Lo que sucedió aquel día fue sobrenatural. “Yo y un grupo de traficantes entramos en la iglesia para cumplir la promesa de asesinar a quien estuviera allí. Pero el hombre que debía disparar contra el pastor comenzó a llorar y me dijo que algo extraño estaba sucediendo con él.
 
"La gente continuó orando con el pastor, y yo también fui tocado en aquel momento. “¡Sentí la presencia de Dios!. Entonces entregué mi revólver al pastor, y decidí jamás volver a cometer crímenes. Me quedé ocho años fuera del país por recibir amenazas de muerte”.

 
300 AÑOS DE PRISIÓN

Después de su conversión, hace 32 años, dice que intenta cumplir su misión de “rescatar a las personas a través de la palabra de Dios”. Pero sus crímenes no quedaron impunes. Fue condenado a 300 años y seis meses de prisión.
Se quedó 10 años, dos meses y tres días cumpliendo pena.
 
Se acabó beneficiado con un indulto presidencial en el gobierno de Fenando Henrique Cardoso. Según Salles, a petición de una ex gobernadora que fue curada de un cáncer tras una oración hecha por él.

Desde que se convirtió en pastor, Salles vive de ofertas y de la venta de DVD. Viaja por todo Brasil predicando y muchas veces cuenta su trayectoria de vida (Bibliatodo.com).

Ver: 

  

 


13/12/17
< Regresar

Comenta la Nota

Suscríbete Gratis!!

Recibe en tu correo nuestro boletín diario de noticias.

Envíanos tus Comentarios

Tú comentario es importante para nosotros.

Hombre Mujer Escribe aquí el número que tiene la imágen.
VIDEOS