Obama obligará a cristianos a usar anticonceptivos

Es una forma de decir "váyanse al diablo" a los cristianos y a la libertad religiosa, reprocha obispo.
ENLABRECHA.MXComenta la Nota

E.U.- Se vive una situación muy tensa en Estados Unidos a partir de unas declaraciones del Presidente Obama.

 

El Gobierno obligará a las instituciones religiosas la cobertura de anticonceptivos, fármacos abortivos y esterilizaciones para sus trabajadores y/o miembros.

 

La administración Obama anunció la semana pasada que desde agosto de este año todos los seguros médicos para los trabajadores de una institución religiosa o empresa deberán incluir de manera obligatoria la cobertura de anticonceptivos, de estirilizaciones y fármacos abortivos como la píldora post-coital.


Iglesias católicas, cristianas, el Partido Republicano y grupos vinculados a legisladores demócratas han mostrado su rechazo a esta disposición que atenta contra la libertad religiosa y de conciencia, y que podría poner en peligro la existencia de instituciones católicas como hospitales, colegios y comedores sociales, forzados a no asegurar a sus trabajadores.


Una de las reacciones más fuertes ha sido la del obispo de Pittsburgh, David Zubik, quien ha dicho en su carta titulada “Váyanse al diablo” que la disposición es como “una bofetada en la cara” que dice “¡váyanse al diablo!” (to hell with you!) a los cristianos y a la libertad religiosa.


“Es realmente difícil creer que haya sucedido. Ha sido como una bofetada. El gobierno del presidente Obama acaba de decir a los cristianos de los Estados Unidos, “¡Al cuerno con vosotros!”.

 

No hay otra manera de explicarlo”, escribe el prelado en su misiva publicada en la edición del 27 de enero del Pittsburgh Catholic.


Zubik spunta que “este es el ataque del Gobierno, por decreto, contra los derechos de todos: no sólo de los cristianos y católicos, no sólo a la gente de todas las religiones.

 

En ningún otro momento de la historia ha habido tal intrusión gubernamental en la libertad, no solo religiosa, sino que ha cruzado todo límite para con los ciudadanos”.


El Prelado dijo además que la orden de la Secretaría de Salud trata al embarazo como si fuera una enfermedad y “obliga a todo empleador a subsidiar una ideología o pagar una penalidad mientras busca alternativas para la cobertura de salud”.

 

También ataca la reforma de salud al “ligarla de modo inextricable al celo de los burócratas pro-aborto”.


EXENCIONES


El obispo explica, asimismo, que en la normativa se incluyó una supuesta “exención por motivos religiosos” pero “se formuló de manera tan restrictiva que, como señalaban sus detractores, ni siquiera Jesucristo y sus Apóstoles podrían beneficiarse de la exención”.


Esta normativa le dice a los cristianos “no solo que violen sus creencias, sino que paguen directamente por esa violación”, así como que “subsidien la imposición de una cultura anticonceptiva y de aborto para toda persona en Estados Unidos”.


LA RESPUESTA DE OBAMA A LA OBRA SOCIAL DE LA IGLESIA 

 

El obispo Zubik recuerda que “Hemos construido centros de salud que son reconocidos en todo el mundo por su cuidado compasivo para todos, independientemente de su credo, sus circunstancias económicas y, sin duda, su género”.


Sin embargo la respuesta de la administración Obama ante esta actividad benéfica ha sido, a su juicio, ésta: “al cuerno  con vosotros, fieles de los Estados Unidos”. “Al cuerno  con vuestras creencias religiosas, al cuerno  con vuestra libertad religiosa, al cuerno con vuestra libertad de conciencia”.


“Esta orden pueden cambiarse con presión en el Congreso. La única forma en la que la acción se dará es si tú y yo nos decidimos a hacerlo”, señala el obispo.


Por otro lado la organización Catholic Advocate (CA) ha lanzado una campaña nacional en Estados Unidos para proporcionar recursos que permitan a los católicos rechazar la decisión de la administración Obama de obligar a los empleadores a pagar seguros de salud con cobertura de anticonceptivos, esterilización y fármacos abortivos.


El presidente de la institución con sede en Washington D.C. Matt Smith, señaló al respecto que “una de las opciones para responder a este ataque contra la gente de fe es contactar directamente a nuestros representantes en el congreso para hacerles saber de nuestra decepción por esta decisión”.

 

“Nuestra meta es tener al menos 100 mil fieles que participen cada mes hasta que la ley entre en vigor”, explicó.


“Hay decenas de miles de iglesias en Estados Unidos. Si los fieles llegan a enviar 115 cartas por iglesias a sus representantes y a cada senador, el Capitolio recibiría más de 6 millones de misivas sobre este asunto. Enviaríamos así un poderoso mensaje que no podría ser ignorado”, dijo Smith.

 

 

Sobre el tema, el republicano John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, dijo que la iniciativa de Obama “viola la Constitución” y, por ello, hoy pidió al Gobierno que dé marcha atrás.

 

Según el último censo, en 2010 había en EE.UU. más de 77 millones de católicos, lo que equivale a una cuarta parte de la población total.

 

En las elecciones de 2008, Obama tuvo más apoyo de los votantes de esta confesión, en gran parte por los votos de los latinos católicos, que su entonces rival republicano, John McCain.

 

 


04/02/12
< Regresar

Comenta la Nota

Suscríbete Gratis!!

Recibe en tu correo nuestro boletín diario de noticias.

Envíanos tus Comentarios

Tú comentario es importante para nosotros.

Hombre Mujer Escribe aquí el número que tiene la imágen.
VIDEOS