No dejes que la inseguridad te frene: Joyce Meyer

Cualquier cosa que Dios nos dirija a hacer es algo que podemos hacer con su ayuda. ¡Todo es posible para Dios!
ENLABRECHA.MXComenta la Nota

“Soy insegura” puede convertirse en una excusa para no hacer nada si no tenemos cuidado. La única manera de conquistar cualquier cosa es confrontarla. La mejor medicina para la inseguridad es dar un paso y probar.

 

Quizá cuando digo eso, el temor golpea tu corazón. Si es así, es una clara indicación de que eres precisamente la persona a quien Dios está hablando por medio de mí en este momento. No permitas que el temor te robe tu destino.

 

Satanás utiliza el temor para evitar que alcancemos nuestro potencial. Yo tomo la actitud de que cada vez que él intente asustarme para evitar que haga algo, entonces eso probablemente sea exactamente lo que tengo que hacer.

 

Quizá te hayan dicho en el pasado que no puedes hacer cosas, y has dejado de intentarlo, pero yo te digo que puedes hacerlo. Cualquier cosa que Dios nos dirija a hacer es algo que podemos hacer con su ayuda. ¡Todo es posible para Dios!

 

Yo desprecio el temor, la falta de confianza y la inseguridad debido a lo que roban a las personas. El mundo está lleno de personas que viven vidas que no les satisfacen debido a esos patrones de pensamiento y sentimientos negativos que tienen con respecto a sí mismas.

 

Puede que provengan de padres que no hicieron una buena tarea al criarlos, o de un maestro que no era amable, o de compañeros que se burlaban de ellas, pero a pesar de donde provengan es momento de que avancen.

 

No sucederá de la noche a la mañana y tampoco porque leas este libro, pero este puede ser un comienzo. Nunca tenemos un final sin un comienzo, así que comencemos. Una de las cosas que las personas que experimentan estos tipos de problemas necesitan hacer es cambiar su modo de pensar y hablar sobre sí mismos.

 

No digas: “Tengo miedo”; “Soy insegura”, o “No tengo confianza”. Incluso si te sientes de ese modo, ¡deja de decirlo! Solamente eso te ayudará a sobreponerte a tus sentimientos. Si una mentalidad nos mete en problemas, entonces mantener esa misma mentalidad no nos hará salir de ahí.

 

Tenemos que cambiar nuestra mente antes de tener cualquier otro cambio en la vida. Una de las maneras de renovar tu mente es decir en voz alta lo que quieres y no lo que tienes. Sí, ¡eso es bíblico! Dios llama a cosas que aún no tienen existencia como si ya existieran (Romanos 4:17).

 

Lo siguiente que sugiero es dar pasos en áreas pequeñas al principio, y después, a medida que veas que sobrevives al probar cosas pequeñas, tendrás más valentía para hacer cosas más grandes. Cuando yo comencé a enseñar la Palabra de Dios, no me puse de pie sobre una plataforma con veinte mil personas delante de mí.

 

Comencé con un pequeño estudio bíblico formado por doce mujeres, y después de un tiempo aumentó hasta veinte, después treinta, y finalmente quinientas. Entonces di otros pasos, y cada uno de los pasos que daba me asustaba, pero sabía que tenía que intentarlo.

 

Estoy segura de que habrás oído la frase que dice que “es mejor haberlo intentado y fallado que no haberlo intentado nunca”, y estoy de acuerdo con eso.

 

La única manera de descubrir lo que puedes y no puedes hacer es intentar algunas cosas, recordando que Dios te ama incondicionalmente y que no se enojará contigo si pruebas algunas cosas que no funcionan mientras estás de camino hacia descubrir lo que funciona para ti.

 

Nunca olvides que Dios no espera de nosotros que nunca cometamos errores. Él no se enoja con nosotros cuando los cometemos, sino que en cambio está siempre presente para ayudarnos a aprender de esos errores y recuperarnos con entusiasmo para intentarlo de nuevo. Permíteme aclarar que no estoy sugiriendo que pruebes nada a menos que creas que Dios te está dirigiendo a hacerlo.

 

Él es el autor y consumador de nuestra fe, pero no está obligado a ayudarnos a terminar nada de lo que Él no haya sido el autor. Si has hecho todo lo que puedes para decidir si estás o no siendo guiado por Dios y aún no lo sabes con seguridad, entonces da un pequeño paso hacia adelante y comprueba si Dios lo bendice.

 

Si Él lo hace, entonces da otro paso y después otro. Si Él no lo bendice, al menos habrás avanzado y habrás hecho un esfuerzo por descubrirlo. ¡Declara la guerra al temor! ¡Vive con valentía y coraje! ¡Decide desde este día en adelante alcanzar tu potencial!

 

―Tomado del libro "Dios no está enojado contigo", por Joyce Meyer. Publicado por Casa Creación. Usado con permiso de la revista Vida Cristiana www.vidacristiana.com

 


09/06/14
< Regresar

Comenta la Nota

Suscríbete Gratis!!

Recibe en tu correo nuestro boletín diario de noticias.

Envíanos tus Comentarios

Tú comentario es importante para nosotros.

Hombre Mujer Escribe aquí el número que tiene la imágen.
VIDEOS