Netanyahu y Herzog habrían empatado en elección

El primer ministro tiene más posibilidades de atraer socios para sumar la mayoría, afirma el diario El País.
ENLABRECHA.MXComenta la Nota

Israel.- Hasta el último momento jugó sus cartas, incluso debajo de la mesa, Benjamín Netanyahu.

 

La autoridad electoral tuvo que intervenir de urgencia en plena jornada de votaciones cuando el primer ministro israelí ofreció una conferencia de prensa y pretendió que fuera retransmitida en directo por radio y televisión.

 

El desesperado esfuerzo del líder del Likud en la recta final de la campaña parece haberle servido para ponerse por delante, según los primeros datos del escrutinio mientras sigue el conteo, de su principal rival, el laborista Isaac Herzog, que le había superado hasta ahora en intención de voto.

 

Los sondeos a pie de urna auguraban un empate a 27 diputados (en un Parlamento de 120 escaños).

 

Los resultados finales aún tardará en constatarse, vista la complejidad del sistema de coaliciones y las difíciles negociaciones que se avecinan. El presidente de Israel, Reuven Rivlin, recomendó anoche un pacto de gran coalición entre las dos principales fuerzas.

 

Pero un sonriente Netanyahu se felicitó, ya de madrugada en Tel Aviv ante sus seguidores, por la “victoria” del Likud sobre las encuestas e invitó a los partidos conservadores a formar un “Gobierno nacional” en el que se comprometió a dar respuestas a la preocupación de los ciudadanos sobre el coste de la vida o el problema de la vivienda.

 

Herzog también desoyó anoche el llamamiento del jefe del Estado al comparecer ante sus partidarios y anunció que intentará con todas su fuerzas constituir un “Gobierno social” que busque “la paz con los vecinos”.

 

Netanyahu confiaba en poder consagrarse ayer en las urnas en una especie de plebiscito a su carrera política. Su objetivo es ejercer un cuarto mandato (tercero consecutivo desde 2009) y convertirse en el primer ministro que más tiempo ha permanecido en el poder en la historia de Israel.

 

Esa estrategia, que le llevó a adelantar las elecciones el pasado diciembre, se quebró ante la eficaz campaña desplegada por Herzog.

 

El líder de la alianza de centroizquierda Unión Sionista ha confirmado finalmente que protagoniza un desafío a la hegemonía que ha ejercido la derecha israelí desde 2001. El candidato laborista llamó abiertamente a elegir entre “esperanza y desesperación” tras depositar su voto.

 

El líder del Likud se ha visto obligado a dar un brusco volantazo a la derecha al final de la campaña, que le ha alejado del electorado de centro, para no quedar relegado por Herzog. En el acelerón final, el primer ministro buscó atraerse a los colonos judíos al anunciar que si retiene el poder vetará la creación de un Estado palestino.

 

La estratagema le ha permitido permanecer a flote y no ser derrotado por el centroizquierda, pero se ha cobrado en cambio bajas en las filas de sus aliados, como el ministro de Economía y líder de Hogar Judío, Neftalí Bennett, cuya lista baja a nueve escaños, y el ministro de Asuntos Exteriores, el ultraderechista Avigdor Lieberman, que se queda con cinco diputados en sus filas. (con información de El País).

 


17/03/15
< Regresar

Comenta la Nota

Suscríbete Gratis!!

Recibe en tu correo nuestro boletín diario de noticias.

Envíanos tus Comentarios

Tú comentario es importante para nosotros.

Hombre Mujer Escribe aquí el número que tiene la imágen.
VIDEOS