Mujer, mira la manera de cambiar a tu esposo!

La conducta piadosa de las esposas sigue teniendo un valor asombroso para Dios.
ENLABRECHA.MXComenta la Nota

Si alguien diera consejos sobre cómo cambiar a un marido, seguramente se formaría una cola de esposas. Bueno, pues Pedro nos dio un consejo ins­pirado por el Espíritu Santo sobre la mejor manera en que una esposa puede influir en su marido y cambiarlo.

 

El único motivo por el que no se prueba y se practica más es que no es el consejo que muchas mujeres quieren oír. 

 

Esto se debe a que 1 Pedro 3 se centra en el llamado a una esposa para que se convierta en una mujer que complace a Dios, y por medio de la cual Él puede cambiar a su esposo. Esto no quiere de­cir que los maridos tengan una vida muy cómoda, porque Dios también les reserva algunos desafíos importantes. Pero aquí el énfasis recae sobre el ca­rácter de la esposa.

 

¿Recuerda ese consejo que oímos tantas veces cuando éramos solteros y buscábamos pareja? A menudo nos decían que es más importante ser la persona correcta que encontrar a la persona idónea.

 

Ése era un consejo estupendo cuando estábamos solteros, y sigue siéndolo ahora. Una de las razones es que resulta muy difícil cambiar a otra persona. Por lo tanto, si usted llega al matrimonio pensando que va a cambiar a su cónyuge a base de "latigazos", vaya preparándose para muchos años de frustración.

 

Me parece escuchar a una esposa que ya ha padecido mucho decir: "¡Amén! Llevo años intentando cambiar a mi esposo, y no me ha funcionado nada". Por eso Dios dice: "Si me permites trabajar en ti, también me encargaré de tu esposo". Es cierto que una mujer que evidencia un espíritu piadoso, afable, es preciosa a los ojos de Dios. Pero Él también la hará hermosa a los ojos de su marido.

 

Cuando Dios se pone a trabajar en el espíritu in­terno de una esposa con su maletín de maquillaje divino, puede volverla tan fascinante y atractiva para su marido que éste deje de pensar en ella como solía hacerlo antes, y para que no la vea como solía verla.

 

Esto no es una garantía absoluta de que el marido de toda mujer piadosa será salvo, o que encarrilará su vida cristiana y empezará a asumir el liderazgo espiritual en su hogar. Puede tardar años, o en algu­nos casos es posible que el marido nunca entienda la situación. Pero la conducta piadosa de las esposas sigue teniendo un valor asombroso para Dios.

 

No hay soluciones automáticas, pero la fórmula que encontramos al leer 1 Pedro 3 (la transformación interna de la esposa a manos de Dios) ha sido una de las más eficaces que he visto para el cambio en matrimonios.

 

Y lo mágico de este tipo de belleza es que no se desvanece ni se marchita con el tiempo, como la belleza física, de modo que haya que ocultar su gloria decreciente tras lociones, cremas y capas de cosméticos. De hecho, la verdadera belleza interior se vuelve más atractiva con el paso de los años.

 

Señoras, seguramente su belleza externa jugó un papel en la conquista de su esposo porque los hombres reaccionan ante lo que ven. Pero lo que le cambiará será la belleza interna que posea us­ted.

 

Me dirá: "Pero es que mi marido no aprecia la belleza interior". No tiene por qué. Su ornamento espiritual es precioso para Dios, y cuando Dios lo vea hará lo que usted no puede hacer, y obrará en las áreas a las que usted no llega. Se pondrá a obrar en su marido.

 

Ahora bien, si tiene la sensación de que sólo es usted la persona que tiene que conformarse a la gloria de Cristo, permítame concederle un modelo y un ejemplo a seguir, que espero que le anime.

 

Para ello debemos retroceder a la primera frase de 1 Pedro 3, donde leemos: "Asimismo, vosotras, mujeres, estad sujetas…" Lo he guardado hasta ahora porque este pasaje está repleto de verdades espirituales que pueden transformar su vida. Esta frase nos hace preguntar: "asimismo"(de la misma manera), ¿qué? Bueno, pues en este caso es una re­ferencia al ejemplo de Jesucristo:

 

"Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente; quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero" (1 P. 2:21-24a).

 

Del mismo modo que Jesús tuvo que confiar en Dios en una mala circunstancia, muchas esposas deben confiar en Él en una situación adversa. Jesús no pagó a sus acusadores con la misma moneda de palabras degradantes y desdeñosas. Se entregó a Dios y siguió su voluntad, aunque ésta significara pasar por la cruz.

 

La reacción santa de Jesús frente al sufrimiento, ¿produjo algún cambio en otros? ¡Produjo el mayor cambio de toda la historia humana! Jesús no tenía fal­tas ni pecados propios que pudieran inquietarle. Pero incluso siendo el Hijo de Dios sin pecado, la respuesta de Jesús a su sufrimiento fue soportarlo con paciencia, permitiendo que Dios hiciera su obra completa.

 

Señoras, es posible que algunas se hayan casado con hombres que no se hayan sometido a Dios o a su mandamiento de amarlas como sus protectores, proveedores y pastores. Esa situación es difícil, sobre todo cuando se las llama a someterse a ellos.

 

No pretendo decir que su situación tenga una solución fácil, sugiriendo por medio de este pasaje que lo único que debe hacer es confiar en Dios como "el que juzga justamente", y quedarse ahí. No, todo lo contrario, permita que la confianza se traduzca en acciones. Que su fe se manifieste en sus pies. Quiero animarla a hacerlo, y luego ver lo que hará Dios.

 

Como Jesús aceptó la voluntad de Dios en todas las situaciones de su vida, Dios tomó su sufrimiento y lo convirtió en un propósito, además de una gran alegría. También le dio honra y gran estima.

 

Puede hacer lo mismo con usted, si opta por humillarse y someterse a su marido, adornándose con la dulzura seductora de un espíritu afable. Tomado del libro "Sólo para esposas", por Tony Evans, publicado por Editorial Portavoz. Usado con permiso de la Revista Vida Cristiana www.vidacristiana.com. 


25/02/12
< Regresar

Comenta la Nota

Suscríbete Gratis!!

Recibe en tu correo nuestro boletín diario de noticias.

Envíanos tus Comentarios

Tú comentario es importante para nosotros.

Hombre Mujer Escribe aquí el número que tiene la imágen.
VIDEOS