Milagro: Cantante cristiano asesinado; Dios lo revive

Tras dedicar su música a Dios, trágicamente se convirtió en una víctima de las pandillas y estuvo muerto 30 minutos.
ENLABRECHA.MXComenta la Nota

El cantante Tony Davis vivió una experiencia fuera del cuerpo, y Dios le devolvió la vida para que lleve un mensaje de esperanza en Jesucristo.

De acuerdo a su testimonio publicado por God Reports, Tony recordó su época como cantante secular. Pero era consciente que le faltaba algo. “Cada vez que salía de esas fiesta me sentía vacío”.

Después se mudó a Atlanta, donde comenzó a asistir a la Iglesia Bautista Hopewell. La palabra de Dios ardió como fuego atravesando su corazón y finalmente se entregó a Cristo.

Una noche, estaba de camino a recoger a su esposa de su trabajo, cuando oyó disparos. “Las balas golpearon la parte delantera del jeep y una golpeó mi puerta”, relata Tony.

La policía llegó y les informó que tres personas habían sido asesinadas recientemente a unas pocas cuadras de distancia durante una iniciación de pandillas. Probablemente él había sido elegido como una víctima aleatoria, como parte de la iniciación.

Un camión remolque estaba por trasladar su jeep mientras las policía fue en busca de un sospechoso responsable del ataque. Quince minutos más tarde un camión se detuvo, pero luego “todo fue en cámara lenta”.

Varios pandilleros emergieron de las sombras y comenzaron a disparar contra Davis. El conductor del camión rápidamente se apresuró, escapando y dejándolo solo y expuesto.

Tony relata: “Corrí hacia mi jeep”. “La primera bala me golpeó la pierna. Cojeé hasta que me dejé caer al lado de mi jeep”. La pierna se baño en sangre. Entendió que le habían disparado.

En consecuencia, los tiradores accionaron 32 balas hacia él. Cinco de esas balas entraron y salieron. Hubo cinco tiros y 10 hoyos. Cada uno entró y salió de su cuerpo.

En ese instante el Señor le habló a su corazón, ponte de pie y enfrenta a tu enemigo. Con la sangre drenando, Tony logró levantarse del suelo y vio a un joven mirando por detrás de un árbol.

“¿Por qué?”, gritó Tony. “¿Que te he hecho?. ¡En el nombre de Jesús deja el arma!”, exclamó. El pandillero oyó el nombre de Jesús y su mano comenzó a temblar. “Dios mío, ¿qué he hecho?”, dijo el joven. Luego se volvió y corrió.


Caminó unos metros y se desvaneció en el suelo. Tendido en un charco de su propia sangre, allí alzó sus manos a Dios. “¿Por qué me has abandonado?. No puedo creer que dejes que esto suceda después de dedicar mi vida a ti”, dijo.

Sintió que su corazón dejaba de latir y de repente tuvo una experiencia fuera del cuerpo. “Floté hacia arriba y vi mi cuerpo acostado allí. Floté en hermosas nubes blancas. Comencé a sentirme bien”.

“Camino lejos en las nubes, vi una ciudad hermosa enorme lejos de mí. Vi los colores más hermosos que nunca había visto en la tierra antes”.

Por encima de la ciudad, había miles y miles de alas de luz, procedentes de ángeles alabando a Dios en la Ciudad celestial. “El Espíritu Santo habló a mi espíritu y dijo que esos son los arcángeles que nunca dejan de alabar a Dios”.

“Podía oír el sonido de las aguas corrientes en la ciudad y podía ver un resplandor amarillo procedente de el fondo”. “Sentía el amor viniendo del centro de la ciudad”.

Escuchó una voz que habló con su espíritu y dijo: “Aún no es tu tiempo. Es hora de volver”. “No, no, no, yo no quiero volver”, exclamó.

Tony quería quedarse allí. “Sentía mucha paz”, recuerda. “No sentí nada más que alegría. Me sentí tan libre y tan bien. Todos mis temores terrenales se habían ido”.

Las nubes comenzaron a envolverlo. Un suave viento venía de la presencia de Dios, soplando su rostro. Una voz le habló a su corazón, “te necesito para volver; Tu trabajo aún no ha terminado”.

Volvió a su cuerpo, estaba en una mesa en el Centro Médico del Condado de Los Ángeles-USC. Los médicos habían trabajado en Tony durante siete horas de cirugía en el centro de traumatología.

Informaron a la esposa de Tony, Chriselda, de que “murió durante la cirugía”. Pero inesperdamente, Tony respiró hondo y abrió los ojos mientras un médico le ponía una sábana encima. Había permanecido muerto durante 30 minutos.

El doctor sorprendido vio a Tony abrir los ojos, gritó y salió corriendo de la habitación.

Los registros médicos confirman que fue admitido en el Centro Médico del Condado de Los Angeles, sometido a una operación quirúrgica y sufrió cinco heridas de bala.

 

Los registros no mencionan su experiencia sobrenatural, fuera del cuerpo con Dios o que fue declarado muerto y devuelto a la vida.

Luego de un proceso “milagroso” de recuperación, Tony cree que Dios le ha dado una misión para el resto de sus días. Compartir sobre el poder del perdón y la vida tras las tragedias dada por la mano de Dios.

“El cielo es un lugar que Jesús preparó para nosotros”, dice. No llegarás si Jesús no te salva. No puedes entrar sin Él. Él es el que vino a salvarnos” (Fuente Evangelio Noticias, familiacristiana.net).


19/11/16
< Regresar

Comenta la Nota

Suscríbete Gratis!!

Recibe en tu correo nuestro boletín diario de noticias.

Envíanos tus Comentarios

Tú comentario es importante para nosotros.

Hombre Mujer Escribe aquí el número que tiene la imágen.
VIDEOS