"¡Mi alma se quema... ore porque necesito a Dios!"

Unidos por amor a Monterrey claman a Dios por la ciudad y el país... la respuesta empieza a llegar por teléfono.
ENLABRECHA.MXComenta la Nota

Monterrey, N.L.- "¡ Siento que mi alma se quema por dentro, ya no quiero vivir así... necesito de Dios !", suplicó un desconocido que, desesperado, llamó durante la madrugada de este domingo a otro desconocido porque vio su número en un poster o afiche pegado en una pared.

 

El que llamó pidiendo ayuda quizá es un cristiano que se alejó de Dios y de la iglesia porque se sintió lastimado, decepcionado y abandonado por sus líderes o hermanos.

 

Quizá es alguien que nunca había entregado su vida a Jesús. Posiblemente había bebido y le falló una vez más a su familia y a sí mismo, pero lo que sí sabemos es que Dios escucha el clamor de aquél que inclusive podría estar a punto de suicidarse y acudió a su rescate.

 

Este hombre caminaba en la todavía negra madrugada del día y de su vida y quizá, como nos ha pasado a casi todos, pensaba: "¿Por qué a mí, Dios?", "¿Por qué yo?", o sólo susurraba: "¡Dios... Diooooosssss... sólo tú puedes ayudarme!".

 

Y como Dios responde de muchas formas, ésta no fue la excepción. El hombre que clamaba de repente miró un letrero. Era un poster pegado a la pared anunciando una reunión de cristianos en el Teatro Calderón de Monterrey precisamente para orar y clamar porque el Reino de Dios sea establecido en la Sultana del Norte, como también se le conoce.

 

Ahí vio dos números telefónicos y los nombres del pastor Juan José Ramírez y su esposa Adriana González. Desesperado llamó sin importar que fueran casi las 4:30 de la madrugada para pedir ayuda, y reacciones como la de este hombre seguramente están sucediendo y se multiplicarán en Monterrey y todo México ante el clamor generalizado de los cristianos que oran pidiendo la intervención Divina que cambie su ciudad.

  

Independientemente de quienes sean este pastor y el desconocido que lo llamó por teléfono, coincidimos en la fe de que Dios responde al clamor de quien lo busca con todo su corazón.

 

Este pastor y su grupo oraron por un cambio, por ser instrumentos del Señor y a las pocas horas empezaron a ver la respuesta que los incrédulos podrían tratar de minimizar, pero que vista con los ojos de la fe es considerada como el inicio de esa gran respuesta que toda la nación espera. Y al mismo tiempo acudió al llamado del que estaba perdido para mostrarle Su Camino.

 

Específicamente, en Monterrey y su área metropolitana hay pastores e iglesias que han salido a las calles a clamar, que han llevado a cabo vigilias y ayunos en oración pidiendo que Dios cambie la ciudad, y deberán estar listas y más unidas que nunca para recibir y atender las miles y miles de llamadas de auxilio que empezarán a recibir a toda hora.

  

www.enlabrecha.mx encontró hace unos instantes en las redes sociales el testimonio de lo que esta madrugada ocurrió y les contamos líneas arriba. También pudimos localizar al pastor Juan José Ramírez para que nos contara más.

 

"Queremos compartirles el testimonio de algo que sucedió hoy por la madrugada. Aproximadamente como a las 4:25 horas sonó mi celular y contesté. Un hombre con una voz entrecortada me dice: ¿Es usted el pastor Juan José Ramírez? A lo que respondo: sí ¿En qué te puedo servir?".

 

"Y contesta: Le pido ore por mí. ¡Siento que mi alma se quema por dentro. Ya no quiero vivir así, necesito de Dios!... Eso me conmovió, y después de explicarme cómo encontró mi número me insistió: Necesito de Dios, ayúdeme. Ore por mí, mi alma se quema por dentro. Ya no quiero ser así. Sé que no he sido bueno y quiero cambiar".

 

El pastor admitió que aunque pensó que el desconocido estaba borracho Dios le hizo sentir que independientemente de eso Él ama a ese hombre.

 

"Me di cuenta que no estaba tan borracho porque pudo marcar y preguntar por mí", agregó. "La Palabra se cumple. Isaías 55:11 dice: Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié".

 

"Inmediatamente oramos mi esposa y yo por este hombre. ¡Eso nos da fuerza para saber que Dios está haciendo algo, refrescando nuesro corazón y diciéndonos: Adelante. No teman. Lo que hacen está surtiendo efecto en el reino espiritual y lo verán en lo natural!".

 

Agregó que durante la reunión de oración en el Teatro Calderón le dijo a la gente que independientemente de lo que pasara ahí dentro, Dios haría algo afuera. "Y empezó con este hombre, lo cual nos da fuerzas para seguir adelante y empezar a trabajar en las calles. Monterrey es para Cristo", concluyó. Autor: Teresa Ochoa/enlabrecha.mx.

 

 


27/01/13
< Regresar

Comenta la Nota

Suscríbete Gratis!!

Recibe en tu correo nuestro boletín diario de noticias.

Envíanos tus Comentarios

Tú comentario es importante para nosotros.

Hombre Mujer Escribe aquí el número que tiene la imágen.
VIDEOS