La Europa donde la religión define elecciones

(Extracto del artículo publicado por Protestante Digital. Autor: Jonatan Soriano).
ENLABRECHA.MXComenta la Nota
Cuando a finales de 2019 el gobierno de Montenegro aprobó la Ley de Libertad Religiosa, las protestas en el exterior del edificio parlamentario y el intento de los diputados pro-serbios de la oposición para boicotear la votación, podrían haber servido como presagio de una confrontación que se iba a alargar todo un año y que iba a provocar la primera derrota del partido que ha gobernado el país más joven de Europa desde su independencia de Serbia, en 2006. 

“Votad por los santos y contra la anarquía”, aseguraba el obispo Amfilohije, de la Iglesia Ortodoxa Serbia, mientras introducía el pasado 30 de agosto su papeleta en una urna ante un montón de cámaras.
 
Era la primera vez que votaba en sus 82 años de vida y, en cierto modo, ponía de manifiesto que los comicios se preveían diferentes. Tan diferentes como que el Partido Democrático de los Socialistas (DPS), que ha gobernado en el país desde que se independizó, iba a perder la mayoría parlamentaria.

El DPS venció las elecciones, pero lo hizo con un 35% de los sufragios, lo cual es insuficiente ante el 32,5% de la principal coalición opositora, ‘Por el Futuro de Montenegro’, que con otras formaciones de la oposición suman un total de 41 escaños de los 81 que forman el Parlamento montenegrino.
 
“Respetamos las reglas democráticas”, se limitó a asegurar el presidente de Montenegro, Milo Djukanovic (del DPS), aunque acusó a Serbia de injerencia por “reavivar la política del nacionalismo serbio”. Unas acusaciones que en el país vecino han rechazado.

 
UN PULSO PERDIDO CONTRA LA IGLESIA ORTODOXA SERBIA

La oposición de la Iglesia Ortodoxa Serbia ha sido determinante en el resultado de las elecciones, en las que ha participado más de un 75% del escrutinio, superando la participación del referéndum de independencia de 2006, de aproximadamente un 68%.
 
“La Ley de Libertad Religiosa ha provocado que muchos hayan ido a votar. La gente lo ha entendido de manera muy sencilla, como un plebiscito sobre si estaban a favor de la Iglesia Ortodoxa Serbia o del gobierno”, explica en una entrevista con Protestante Digital Danijel Petkovski, un cristiano evangélico montenegrino.
 
“La Iglesia Ortodoxa también ha sido muy activa”, añade. “Han llegado a decir públicamente que si los ciudadanos aman a la Iglesia deberían saber por quién no votar”, remarca Petkovski.

El líder de la coalición opositora, Zdravko Krivokapic, ha sido designado primer ministro por el presidente Djukanovic y ha recibido el encargo de formar nuevo gobierno.
 
“Creo que el cambio de gobierno es bueno”, señala Petkovski, que también reconoce como positiva la lucha del ejecutivo anterior para evitar que la Iglesia Ortodoxa Serbia aglutinara más privilegios. “El nuevo gobierno está formado por tres partidos, dos de los cuales tienen una línea secular dura. Así que no creo que vaya a ver cambios en este sentido”, apunta.

 
EL RESURGIR DE LOS VIEJOS NACIONALISMOS Y UN GRAN PATRIMONIO EN JUEGO  

Según Petkovski, uno de los problemas con la nueva norma es que exigía a la Iglesia Ortodoxa Serbia que cambiase su nombre en el país para ser más representativa de los diferentes grupos étnicos. “La línea divisoria se ha vuelto más gruesa y la gente se divide cada vez más entre serbios y montenegrinos.
 
Algunos partidos nacionalistas serbios dicen que Montenegro está construyendo su identidad sobre una base antiserbia, y esto es un problema”, afirma.

Otro de los puntos que ha generado especial alarma en el seno de la Iglesia Ortodoxa Serbia ha sido la petición del anterior gobierno de que demostrase el origen de su patrimonio arquitectónico y cultural. “Querían que la Iglesia probase con qué dinero había construido todos sus edificios, y si el dinero había provenido del Estado, entonces defender que todas esas edificaciones eran propiedad del Estado.
 
Además, la Iglesia tiene muchas propiedades en la costa, y el gobierno está interesado en construir hoteles y complejos turísticos”, explica Petkovski, que remarca constantemente las acusaciones de corrupción que pesan contra el anterior ejecutivo.

El hecho de que la Ley de Libertad Religiosa incluyese puntos como estos, que según Petkovski el nuevo primer ministro ha dicho que van a cambiar “para buscar paz y unidad en el país”, ha llevado a la Iglesia Ortodoxa a movilizar a un electorado hasta ahora latente, en un país donde más del 74% de la población se declara cristiana, y de ellos el 91% ortodoxos, según Joshua Project. (Protestante Digital).

 


30/10/20
< Regresar

Comenta la Nota

Suscríbete Gratis!!

Recibe en tu correo nuestro boletín diario de noticias.

Envíanos tus Comentarios

Tú comentario es importante para nosotros.

Hombre Mujer Escribe aquí el número que tiene la imágen.
VIDEOS
LO MÁS LEIDO