Hija de imán es cristiana y familia intenta matarla

Es la hija de un erudito islámico e imán. Cuando Jesús abrió sus ojos a la verdad, Él también preservó su vida de los peligros dentro de su propia familia.
ENLABRECHA.MXComenta la Nota

Subaidath era una excelente estudiante que se consideraba una musulmana fiel. A pesar de su educación y formación religiosa, había una cosa que le faltaba: Paz.

 

A medida que aumentaba la presión en la escuela, también lo hicieron sus ansiedades internas.

 

Un día descubrió un tratado cristiano que alguien dejó en su dormitorio. Cuando leyó el Evangelio por primera vez, algo resonó dentro de su alma, pero debido a sus antecedentes familiares, su corazón se había endurecido en contra del mensaje.

 

Después de leer los tratados, algo inusual sucedió un par de noches más tarde.

 

En un sueño vívido, Jesús se reveló a ella, la tocó con sus manos atravesadas por los clavos, y dijo: "No te preocupes ni desesperes. Cree en Dios Padre, y también en mí, porque yo soy el Príncipe de Paz. He sido crucificado, muerto y resucitado para darte paz y vida eterna. "

 

Cuando se despertó en la mañana siguiente, su mente giraba con preguntas. ¿Era sólo un sueño o algo más? Las dudas la abrumaban; desde luego no podía creer en Jesús. Después de todo, era una musulmana devota y su padre ocupó una posición importante en la mezquita local.

 

Pero Jesús seguía persiguiendo su corazón. Un día se fue al pozo local para conseguir agua. Era casi de noche, y el suelo cercano estaba muy resbaladizo. De alguna manera, Subaidath resbaló, cayó en el pozo, y perdió el conocimiento.

 

Mientras estaba desmayada, tuvo conciencia de que Jesús le sacó del pozo y suavemente la llevó a un lugar seguro. Se sentía completamente segura en sus brazos - como un niño al cuidado de un padre o madre amoroso.

 

Cuando él la dejó, dijo, "Yo soy la resurrección y la vida. Aquellos que creen en mí vivirán, aunque mueran; y los que viven y crean en mí, no morirán jamás”. En ese momento, una semilla de fe germinó en su corazón. "Yo creo en ti Señor, como mi Salvador!", Declaró, y entregó su vida a Cristo.

 

Este notable encuentro ocurrió cuando Subaidath estaba aparentemente desmayada. Cuando se despertó, varias personas se reunieron alrededor, mirándola fijamente. Milagrosamente, ella estaba completamente ilesa. Se levantó y fue capaz de caminar hasta su casa.

 

Cuando Subaidath contó a su familia acerca de su experiencia y su compromiso con Jesús, se molestaron mucho y constantemente trataron de disuadirla de su decisión. No obstante, ella se mantuvo fiel e impasible ante sus argumentos y comenzó a crecer en su fe.

 

Cuando reconocieron que ella no iba a cambiar su decisión, su padre y sus hermanos decidieron que debía pagar el precio más alto por haber deshonrado a la familia.

 

Idearon una rustica silla eléctrica mediante la conexión corriente a una silla de metal. Le quitaron la mayor parte de la ropa a Subaidath y por la fuerza la ataron a la silla. A pesar de sus gritos de angustia y súplicas, no se apiadaban.

 

Cuando ella reconoció lo que estaba a punto de suceder, hizo una última petición - sostener su Biblia. Uno de sus hermanos la recuperó de su habitación, y la arrojó en su regazo. Cuando sintió que descansaba allí, trajo un poco de paz a su alma.

 

"Si quieres morir junto con su falsa religión, que así sea", declaró su padre. "Esto te mostrará que tu religión no tiene el poder", agregó su hermano.

 

Cuando su padre accionó el interruptor para enviar la alta tensión a través de la silla, no pasó nada. Ellos volvieron a comprobar la conexión, trataron en diferentes puntos y tomas de corriente, pero era como si la electricidad se negó a fluir.

 

Su padre se puso tan enojado y frustrado, que él la golpeó una vez más y gritó: "¡Ya no eres mi hija", luego la arrojó fuera de la casa, medio desnuda. Con lágrimas corriendo por su rostro - lleno de humillación y dolor - corrió a la casa de un amigo cristiano a través de la ciudad.

 

Al día siguiente, sus amigos le preguntaron a sus vecinos lo que pensaron cuando vieron a una mujer semidesnuda correr por las calles. Uno de los vecinos que vio a Subaidath esa noche, informó que cuando la vio llevaba un hermoso vestido blanco.

 

Ella cree que Dios escondió su desnudez, su ropa con el vestido blanco, así fue como Él le quitó la vergüenza y la cubrió con la justicia de Cristo. Subaidath sigue siendo una fiel sierva de Jesucristo y está activa en la iglesia clandestina con Paul Ciniraj Ministerios. (impactoevangelistico.net).

 


22/12/13
< Regresar

Comenta la Nota

Suscríbete Gratis!!

Recibe en tu correo nuestro boletín diario de noticias.

Envíanos tus Comentarios

Tú comentario es importante para nosotros.

Hombre Mujer Escribe aquí el número que tiene la imágen.
VIDEOS