Golpe de Estado en Venezuela: Oposición

El Tribunal Supremo arrebata sus poderes a la Asamblea Nacional.
ENLABRECHA.MXComenta la Nota
El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ha consumado la toma de la Asamblea Nacional al asumir sus "competencias parlamentarias", escudándose en la situación de desacato que él mismo decretó.

La Sala Constitucional de la máxima instancia judicial de la revolución emitió hace unas horas su sentencia número 156, que declara la "omisión inconstitucional parlamentaria".

De esta forma, siete magistrados nombrados a dedo por el chavismo sustituyen a los 167 diputados elegidos en las elecciones de diciembre de 2015.

El Supremo ha emitido más de medio centenar de sentencias contra el Parlamento y la oposición hasta llegar a su última decisión, hecha pública durante la noche.

Durante 15 meses, la Asamblea Nacional ha vivido bajo el asedio del chavismo: el gobierno se negaba a ejecutar sus leyes, el Supremo las ilegalizaba, los radicales les amedrentaban en las inmediaciones del Palacio Legislativo, el estado no traspasaba fondos económicos para su mantenimiento y los diputados no recibían sus sueldos.

En este tiempo, el chavismo en la calle ensayaba un grito de guerra: "¡Y va a caer, y va a caer, esta Asamblea va a caer!".

"Golpe de estado" y "dictadura". Así reaccionaron diputados y dirigentes de la oposición tras conocer una sentencia, la 156, que sucede en menos de 48 horas a la 155, que acusaba de traidores a la patria a los parlamentarios opositores, les arrebataba la inmunidad parlamentaria y concedía a Nicolás Maduro superpoderes para legislar e incluso para forzar su encarcelamiento.

"Nicolás Maduro dio un golpe de estado, es una dictadura", replicó Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional disuelta por el TSJ, mientras rompía una copia en papel de la propia sentencia, a la que calificó de "basura".

"El golpe de estado esconde darle todo el poder a Maduro para que siga desfalcando al país", subrayó Borges, quien hizo un llamado al pueblo para sumarse a protestas de calle y a las Fuerzas Armadas, "porque no puede seguir callada ante la ruptura de la Constitución".

El Parlamento se declaró en rebeldía contra el Supremo para deslegitimar la polémica sentencia, a cuyos magistrados acusó de cometer crímenes de lesa humanidad y a los que denunciará dentro y fuera del país.

"El TSJ se burla de la soberanía nacional", acusó Henry Ramos Allup, quien fuera el primer presidente legislativo de la Unidad Democrática tras la victoria electoral del 2015. El líder socialdemócrata insistió en que los diputados seguirán cumpliendo con sus deberes legislativos.

"La sentencia es inconstitucional, no tiene asidero legal", insistió el experto constitucionalista José Vicente Haro.

El gobernador Henrique Capriles, de viaje en Colombia para conseguir los fondos que el gobierno central le niega, destacó la "vergüenza" del tribunal que desconoce la decisión de millones de venezolanos.

"A la espera de la decisión que tomen los diputados, que no debe ser otra que defender el mandato que recibieron y la vigencia de la Constitución". "En Venezuela se ha dado el 'Madurazo', podemos decirlo, esto es el 'Madurazo' con el apoyo de un tribunal", dijo Capriles en una rueda de prensa en Bogotá.

Capriles ha utilizado además su cuenta de Twitter para denunciar agresiones a los diputados.


EL JEFE DE LA OEA DENUNCIA "AUTOGOLPE" DE ESTADO

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, denunció este jueves lo que consideró un "autogolpe de Estado" en Venezuela, donde el máximo tribunal asumió papel legislativo y removió la inmunidad parlamentaria a los miembros de la Asamblea Nacional (AN).

Estas dos decisiones constituyen "los últimos golpes con que el régimen subvierte el orden constitucional del país y termina con la democracia", señaló Almagro en una nota oficial, donde apuntó que "aquello que hemos advertido lamentablemente se ha concretado", informa AFP.

La Unión Europea también ha reaccionado y ha pedido un "calendario electoral claro" en Venezuela y llamó a "respetar la Asamblea Nacional y a todos sus miembros".

"Es de suma importancia establecer un calendario electoral claro y respetar a la Asamblea Nacional y a todos sus miembros, como prevé la Constitución", señaló en un comunicado un portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, mostró este viernes su preocupación. "Si se rompe la división de poderes se rompe la democracia. Por la libertad, la Democracia y el Estado de derecho en Venezuela", escribió Rajoy en Twitter. .

Por su parte, el Gobierno de Perú anunció este jueves el retiro definitivo de su embajador en Venezuela, tras la "inaceptable" decisión del Tribunal Supremo venezolano.

"Frente a la gravedad de estos hechos, el Gobierno de Perú ha decidido retirar de manera definitiva a su embajador en la República Bolivariana de Venezuela", informó el Ministerio de Relaciones Exteriores peruano en un comunicado, informa Efe.

Poco antes, el presidente Pedro Pablo Kuczynski, había considerado "inaceptable" la decisión del Tribunal Supremo de Venezuela.

El Gobierno de Estados Unidos "condenó" la decisión de Tribunal Supremo de "usurpar los poderes de la Asamblea Nacional elegida democráticamente", afirmó el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner.

"Esta ruptura de las normas democráticas y constitucionales daña en gran medida las instituciones democráticas de Venezuela y niega al pueblo venezolano el derecho de moldear el futuro de su país a través de sus representantes electos.

"Lo consideramos un grave revés para la democracia en Venezuela", dijo el portavoz en un comunicado, informa Efe.

El gobierno mexicano, cuya diplomacia encabezó la semana pasada una iniciativa de 14 países americanos pidiendo una resolución a la crisis política en Venezuela, expresó este jueves que esta decisión "atenta contra los principios y valores esenciales de la democracia representativa y la separación de poderes", señaló la cancillería mexicana en un comunicado, al tiempo que reiteró su disposición "a colaborar con el pueblo y el gobierno de Venezuela" para solucionar la situación en el país, apunta AFP.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, se reunió este jueves con Lilian Tintori, esposa del encarcelado opositor venezolano Leopoldo López, y manifestó su "preocupación" por la disolución de la Asamblea Nacional de Venezuela, por lo que llamó a "recomponer el orden democrático".

El jefe de Estado insistió en la necesidad de que se cumpla con un calendario electoral en el país gobernado por Nicolás Maduro y pidió por la liberación de los "presos políticos", asegura EFE.

Tintori planteó a Macri "el cuadro de extrema gravedad" que atraviesa su país y agradeció al mandatario su "acompañamiento y su liderazgo regional" en materia de derechos humanos.

Además, la activista pidió a Macri que revise la situación de 5.600 venezolanos que viven en Argentina y que "no han podido regularizar su residencia" como consecuencia de "irregularidades institucionales" en su país.
 
 

 
 
Por su parte, el Gobierno de Panamá expresó su profunda preocupación por la decisión del Supremo: "Hacemos un llamado al respeto del orden constitucional, el respeto a la separación de poderes y los principios de la democracia, y que se den las garantías para la celebración de elecciones democráticas", indicó EFE.

El opositor venezolano Leopoldo López, opinó que lo sucedido es la formalización de una dictadura.


"Hoy, a través de una sentencia ilegal e ilegítima, el TSJ decretó formalmente la dictadura que desde 2014 hemos denunciado en Venezuela", señaló en su cuenta en la red social Twitter el fundador del partido Voluntad Popular (VP), que cumple una condena de casi 14 años en una prisión militar (El Mundo). 

 


31/03/17
< Regresar

Comenta la Nota

Suscríbete Gratis!!

Recibe en tu correo nuestro boletín diario de noticias.

Envíanos tus Comentarios

Tú comentario es importante para nosotros.

Hombre Mujer Escribe aquí el número que tiene la imágen.
VIDEOS
LO MÁS LEIDO