Expulsan a indígenas mexicanos por adorar a Dios

Denuncian que continúa la persecución religiosa en México.
ENLABRECHA.MXComenta la Nota

Los cristianos que viven en ciertas regiones de México enfrentan serias dificultades para continuar alabando a Dios de acuerdo con las enseñanzas de la Biblia.

Esto se debe a que la persecución religiosa en México sigue siendo una realidad. Recientemente, un grupo de cristianos fue hecho prisionero y expulsado de la comunidad durante un servicio dedicado a Jesucristo.

 

“Nos tomaron por sorpresa. No les creímos cuando nos dijeron que nos iban a llevar a prisión”, explicó el pastor Ernesto a la organización de vigilancia religiosa Puertas Abiertas. Para evitar represalias, el verdadero nombre del pastor Ernesto no ha sido revelado.

 

En total, las autoridades locales expulsaron a unos 40 cristianos de la comunidad misma. Otro líder cristiano de San Cristóbal de las Casas hizo un llamado a los seguidores de Cristo para que regresaran a sus hogares, dijo Puertas Abiertas. “Las órdenes de desalojo fueron dadas por un oficial de policía municipal y un líder de la comunidad local”, dice la organización.


 

PERSECUCIÓN EN MÉXICO 


La persecución religiosa de los cristianos en México es una triste realidad que plantea numerosos desafíos para los verdaderos seguidores de Jesús. En otro caso, una mujer llamada Rosario Pérez Martínez fue expulsada de su comunidad, ubicada en Chiapa, por no renunciar a su fe en Jesucristo.


“Rosario fue agarrada por los brazos y llevada por un grupo de mujeres a las autoridades de la ciudad. Se quedó en un lugar sucio lleno de excrementos de murciélago desde las seis de la mañana hasta el día siguiente”, denunció Puertas Abiertas.


La cristiana, madre de cinco hijos, tuvo que adaptar la rutina de su familia al contexto de persecución local, a menudo promovida por católicos radicales y también por miembros del narcotráfico que no aceptan el mensaje de transformación del Evangelio y, por lo tanto, persiguen a todos los que comparten de Cristo.


“El pastor de la iglesia a la que asistió la ayudó a abandonar el lugar y la llevó a la estación de autobuses. Finalmente, el cristiano se instaló en Villa de Las Rosas, una ciudad cerca de Comitán. Su esposo trabaja en otro estado debido a mejores oportunidades laborales y salariales”, concluye la organización.

 


25/05/20
< Regresar

Comenta la Nota

Suscríbete Gratis!!

Recibe en tu correo nuestro boletín diario de noticias.

Envíanos tus Comentarios

Tú comentario es importante para nosotros.

Hombre Mujer Escribe aquí el número que tiene la imágen.
VIDEOS