En Chiapas, 10% de musulmanes mexicanos

Hace 20 años llegó al estado el primer imán islamita. Hoy la comunidad cuenta con 500 fieles, 10% de los que se calcula hay en México.
ENLABRECHA.MXComenta la Nota

Eran los inicios de 1995 cuando Salvador López López, recién llegado de San Juan Chamula, conoció en un mercado de San Cristóbal al español Aureliano Pérez Iruela, mejor conocido como el emir Nafia.

 

Enviado del Movimiento Mundial Murabitum (MMM), Nafia llegó a Chiapas en 1994, contagiado por la rebelión zapatista, con el propósito de difundir la doctrina del profeta Mahoma entre los indios; en menos de dos años consiguió congregar hasta 300 tzotziles que llegaron a vivir en comunidad. 

 

Aureliano le habló a Salvador del Islam, “como la doctrina verdadera”, pero éste se rehusaba a aceptarla, sobre todo cuando sus amigos le decían: “Mejor déjalo”, “no sabes qué es”, “no vas a entender nada”. Un día el español llegó al mercado para suplicarle a López López que no desistiera. 

 

Un mes después Salvador había tomado la shahada, la profesión de fe islámica, y se convirtió en el primer indígena en Chiapas, y quizá en México, en convertirse al Islam. A partir de ese momento adoptó el alias de Mohammad Amín. 

 

Domingo López Ángel fue el segundo converso, quien llegó a dirigir a miles de evangélicos expulsados de San Juan Chamula y ocupó una curul en el Congreso estatal por el PRD. 

 

A 20 años de la llegada de Aureliano Pérez Iruela a esta localidad chiapaneca, son tres los grupos de islamitas que se extienden por las colonias Ojo de Agua, Molino de los Arcos, La Esperanza y La Hormiga, asentamientos con miles de indígenas tzotziles que fueron expulsados de San Juan Chamula, por ser mayoritariamente protestantes de corte pentecostal.

 

 

LABOR EN EXPANSIÓN 

 

Los islamitas parecen tener un proyecto de largo aliento y se preparan con la construcción de dos mezquitas; la primera de la Misión para el Da’wa, que se erige en la colonia Ojo de Agua, con un avance estimado de 70%, que podría estar terminada a finales de este año. 

 

La obra cuenta con un alminar de 17 metros, visible desde más de tres kilómetros de distancia, desde donde se hará el llamado a la adhan azán (oración), cinco veces al día. 

 

A mil 500 metros de distancia, en la colonia Molino de los Arcos, 15 familias están a unos días de inaugurar su mezquita, la cual contrasta con las chozas de madera y techos de lámina que están frente a la reserva Pellizzi, invadida por indígenas desde 1994, en la prolongación de la avenida Pinabeto. 

 

Este grupo de 15 familias se desligó del emir Aureliano Pérez Iruela en 2000, y contactó a los miembros de la comunidad Al-Qautar, vinculada al Centro Cultural Islámico de México, que fundó Omar Weston, lo que le permitió fortalecerse y extenderse. 

 

Juan Gómez, Yahia, una de las cabezas del grupo, dice que en unos días más inaugurarán la mezquita, la cual se construye desde febrero de 2001, un año después de que se desligaron de los españoles.

 

Esta ummah (comunidad) hizo alianzas con Manuel Gómez Chechev (Mohamed), de 62 años de edad, cuyo hijo mayor es Manuel Gómez (Ibrahim), de 33 años, casado con la hija del español Esteban López (Hayy Idris), Yanna. 

 

 

PRIMERA GENERACIÓN

 

 

En la casa de los Chechev, que se ubica en el Ojo de Agua, donde en las paredes cuelga una foto de Manuel Caxlán, frente donde los españoles construyen su mezquita, funciona una incipiente madrassah (escuela religiosa) con una veintena de niños que ya hablan y leen el Corán en árabe. 

 

Uno de los maestros de la madrassah es Anastasio Gómez, conocido como Mustafa, que enseña a los niños a leer los versos del Corán. Estos niños son la primera generación de musulmanes que dominan árabe, tzotzil y español. 

 

Ibrahim regresó de España hace unos meses, pero la intención es que se convierta en el imán del grupo, ya que hizo estudios durante cinco años en la mezquita de Granada, pero también viajó a Alemania, Inglaterra, Marruecos, Argelia, Sudáfrica y a La Meca. 

 

Yahia con los Chechev, son primos y están decididos en impulsar la ummah y mandar al menos dos jóvenes más a Medina, en Arabia Saudí, y Marruecos, con el propósito de que se preparen y puedan ser maestros de los niños en la m’sid (escuela coránica), enseñar a realizar las abluciones, rezar, leer y escribir en árabe, pero también resolver dudas de los fieles.

 

“Dios quiera que se preparen bien esos muchachos”, pide. 

 

En estos 19 años, Yahia ha tenido dudas para entender algunos versos del Corán, por lo que en algunas ocasiones telefonea a la ciudad de México para consultar con líderes de la mezquita, que se ubica en Bosques de Aragón.

 

“A ellos les pido consejos cuando se me dificulta comprender algunos versos del Corán, porque ahora sólo puedo leer en español; en árabe no, porque es muy difícil”. 

 

Gracias a que los miembros de la ummah de Bosques de Aragón le han orientado, Yahia, se ha ubicado en el estudio correcto de esta religión, “pues se sabe que hay muchas sectas dentro del propio Islam”. 

 

Manuel Gómez tomó la shahada a los 20 años, después de haber sido llevado casi a la fuerza a la iglesia del Séptimo Día, cada sábado, hasta que cumplió los 17 años, pero en 1995 conoció a los españoles que predicaban el Islam y su vida tomó otro giro. 

 

Lo que más le gustó del Islam es que se adora a un solo Dios y cuando se convirtió en islamita dejó de consumir alcohol, carne de cerdo, sangre de animales y empezó a orar las cinco veces al día. 

 

Algunos de sus conocidos, cuando se enteran que es musulmán, le preguntan si esa religión es nueva, pero él les dice que en número supera a los católicos de todo el mundo.

 

En esta localidad, muchos de los islamitas son taxistas, albañiles, panaderos, carpinteros y comerciantes en el mercado, que al momento de realizar el salat (rezo islámico), no se inmutan en tender un tapete y postrarse hacia La Meca. 

 

Desde que el grupo de 300 tzotziles se separó de los españoles, sólo Yahia ha hecho el hajj (peregrinar a La Meca), “con la ayuda que Dios me dio y con el apoyo de algunos hermanos”. Antes del año 2000 viajó con una veintena de fieles a la región de Hiyaz, en Arabia Saudita, para visitar La Meca, con el auspició del emir Nafia. 

 

Los tzotziles que viven en las colonias Molino de los Arcos y Nueva Esperanza, hasta hace un par de años realizaban el salat en una galera de paredes de block y lámina, pero a casi dos décadas de que este grupo conocido como Al–Qautar se separó del emir Nafia, está a unos días de inaugurar su mezquita. (extracto de El Universal).

 

 


17/04/14
< Regresar

Comenta la Nota

Suscríbete Gratis!!

Recibe en tu correo nuestro boletín diario de noticias.

Envíanos tus Comentarios

Tú comentario es importante para nosotros.

Hombre Mujer Escribe aquí el número que tiene la imágen.
VIDEOS