Cuba: misioneros recobran ánimo tras morir uno

"Dios siempre nos dice que le sirvamos, que hagamos su obra a cualquier precio, a toda costa. Quiere decir que un accidente no puede frenarnos".
ENLABRECHA.MXComenta la Nota

En Cuba un accidente de tránsito cobró la vida de un joven misionero. Pero esta lamentable noticia, lejos de desaminar a sus compañeros evangelistas, les llenó de valor, fe y ánimo para llevar el mensaje de Jesucristo a más comunidades. 

 

Un nutrido grupo de jóvenes llega a La Palma, un poblado a 130 kilómetros al oeste de la Habana, y traen un mensaje muy especial.

 

"Anualmente nuestra denominación hace más de 40 a 50 viajes y envía jóvenes misioneros. Es un movimiento que estamos creando, movilizando a los jóvenes para que alcancen esta nación", dijo Fernando Rodríguez, pastor de la Liga Evangélica de Cuba.

 

"El 16 de octubre nos dirigíamos un grupo de muchachos hacía un poblado de La Palma y el camión da un frenazo muy brusco, todos nos fuimos hacia adelante, el camión se va de lado y entonces se vira y empieza a dar vueltas", comentó Yaomar Hernández, joven misionero.

 

"Y parecía que me iba a desnucar, me podía morir ahí y ore al Señor en todo momento", indicó Reinier Riera, joven misionero.

 

"Yo no me hice ni una marca, ni un golpe, nada. Dios no permitió que me pasará nada", expresó Yaomar Hernández. "Hasta que de repente alguien me saca, era mi amigo Yaomar", relató Riera.

 

"No había salido nadie cuando yo salí, y Dios me dio paz, tranquilidad, sosiego para poder sacar a cada una de las personas del camión", contó Yaomar.

 

El trágico suceso dejó más de 35 lesionados y cobró la vida de cuatro personas. Entre las víctimas fatales un miembro del grupo misionero, Reinier Hernández. "Hablar de Reinier, que estaba en ese viaje, es un poco difícil lo que pasó con su vida, como terminó", dijo Riera.

 

"Él ha pasado a convertirse en un mártir más de la Iglesia, en un joven que por extender el Reino y ser fiel al llamado de Dios pagó un precio, pagó con su vida esta fidelidad.

 

"La reacción de la Iglesia fue bastante increíble, porque los jóvenes lejos de pensar que ya no era de Dios ser misionero, están planeando en regresar a este lugar La Palma con un grupo de 80 a 100 jóvenes y hablarles acerca de que un joven que por amor a Cristo y por amor a ellos perdió su vida en el proceso de explicar el Evangelio", comentó Fernando.

 

"Dios siempre nos dice que le sirvamos, que hagamos su obra a cualquier precio, a toda costa. Quiere decir que un accidente no puede frenarnos, un accidente no puede ser un obstáculo en nuestra vida sino más bien inspirarnos a seguir", expresó Daniel González, pastor de la misión en La Palma.

 

A pesar de la tristeza que embarga a la Iglesia cubana y sus autoridades, los jóvenes misioneros no se dan por vencidos, amén de poner en riesgo su propia vida. "Veo aquí a los jóvenes que estuvieron en el accidente, veo el valor y la fe que tienen, y aún están con ese ánimo", dijo González.

 

"A pesar de que uno hace un viaje misionero estamos propensos a que ocurran cosas. Para mí es un consuelo, a pesar del trauma que puede haber, porque recuerdo a Pablo, cuantos viajes misioneros hizo, quizás su vida no pereció, pero también sufrió momentos difíciles y él estaba haciendo la voluntad de Dios, concluyó Reinier. (MundoCristiano.tv).

 


12/02/15
< Regresar

Comenta la Nota

Suscríbete Gratis!!

Recibe en tu correo nuestro boletín diario de noticias.

Envíanos tus Comentarios

Tú comentario es importante para nosotros.

Hombre Mujer Escribe aquí el número que tiene la imágen.
VIDEOS