Aarón Lara: Participación en la OEA, un rotundo éxito

El presidente del Congreso Iberoamericano por la Vida y la Familia analiza la reciente participación de este organismo en la asamblea anual interamericana.
ENLABRECHA.MXComenta la Nota
Del 26 al 28 del mes pasado se llevó a cabo la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA). Por primera vez en la historia del foro interamericano la presencia de organizaciones provida y profamilia fue abrumadoramente mayoritaria.
 
Detrás de este hito estuvo el Congreso Iberoamericano por la Vida y la Familia, liderado por el Licenciado Aarón Lara.

Evangélico Digital dio cobertura de primera mano a este acontecimiento y conversó en exclusiva con Lara.

Evangélico Digital: Una vez concluida la participación de éstas 5 coaliciones organizadas por el Congreso Iberoamericano por la Vida y la Familia, ¿cuáles son las conclusiones del trabajo realizado aquí en Medellín, Colombia?

Aarón Lara: Yo lo dividiría por lo menos en cinco logros…

Primero, la convocatoria misma. No resulta nada fácil obtener respuesta de 105 organizaciones de toda América, desde Estados Unidos hasta la Argentina. Es un hecho, yo creo que inédito. Además, todos tenían el mismo interés de participar en una sola dirección y en un movimiento de unidad. Así que la convocatoria fue extraordinaria.

Fue realmente un gran proceso. No sólo se trató de la acreditación que conlleva todo un mecanismo, sino aparte la logística de hospedaje, de recepción, la capacitación, la movilización aquí. Una acción de mucho esfuerzo para la concertación, pero que gracias a Dios se logró.

Segundo gran logro, y el más relevante, es que sorprendimos a la OEA. Jamás, nunca se esperaron una movilización tan grande y, sobre todo, tan bien orquestada. De manera tal que logramos, llegar antes que nadie a posicionarnos en los espacios que teníamos planeados. Ubicar a nuestra gente en las tres secciones frente a la secretaría general. Las tres primeras filas de cada sección fueron ocupadas por nosotros.

Estaban sorprendidos todos porque no importaba adonde enfocaran las cámaras, siempre los rostros eran los nuestros. Fue algo extraordinario, en ese sentido, como estrategia.

Previo a eso se negociaron acuerdos muy importantes. El más importante fue que no hubiera pancartas, no hubiera pañuelos, no hubiera mantas, sólo fuera el respeto de escucharnos mutuamente. Y aunque ellos intentaron romper el acuerdo, cuando lo intentaron nuestra protesta fue tan notoria porque, insisto, teníamos la visibilización.

La cereza del pastel fue apoderarnos de las banderas. En México eso es muy usual. En México los grupos políticos siempre pretenden apoderarse del estrado, al que le llamamos “tras banderas”. Así que, cuando terminó el evento yo les dije a todos “váyanse a las banderas”. Cuando ya sentimos que estaba la mayoría, comenzamos a arengar con ese grito “por la vida y por la familia”. ¡Aquello fue espectacular!

Yo alcancé a ver a los funcionarios [de la OEA] con los ojos desorbitados, sorprendidos. Yo veía, no sólo frustración sino impotencia. Estaban furiosos. No podían callarnos, no podían detenernos, y no sabían que hacer, así es que tuvieron que irse, huyeron despavoridos.

Yo creo que Congreso Iberoamericano por la Vida y la Familia cobró en el imaginario de los grupos provida la importancia que tiene siendo evangélico. Ellos han visto que, en muy poco tiempo, el Congreso Iberoamericano por la Vida y la Familia se ha convertido en el referente de los grupos provida en la OEA. 


ED: ¿Qué fue lo que ocurrió al día siguiente? ¿Cuál es su apreciación y su conclusión de lo que sucedió al día siguiente de este gran triunfo?

 

AL: Obviamente, trataron de urdir una venganza y la estrategia fue la intimidación. Cuando yo llegué en la mañana no me permitieron entrar. Me detuvieron cuando mostré mi identificación, dijeron (entre los guardias que estaban en el primer puesto de acceso) “es él”.

 

Y me dijeron, “espérenos aquí, necesitamos verificar su acreditación”. Llega un capitán del ejército me pide mi pasaporte, me pidió la identificación (el gafete de la OEA), revisaron los nombres, me devuelve el pasaporte, y me dice “tengo la orden de retirarle su acreditación”.


Yo le dije, “¿dígame de parte de quién es la orden?”. Responde, “no puedo decirle, sólo sé que la OEA me ha dado órdenes de retirarle su acreditación y decirle que usted no puede ingresar a las instalaciones”. Y me pidió que me hiciera a un lado porque estaba estorbando la entrada.


Yo me hice a un lado e inmediatamente comencé a hacer algunas llamadas pensando en algunas personas que podrían ayudarnos para hacer, yo pensé, una conferencia de prensa ahí mismo. Por lo menos hacer una denuncia pública.


Pasaron cinco minutos tal vez, y me dice el oficial, “me acaban de notificar que ha habido un error, usted es bienvenido, le regreso su acreditación, y tengo órdenes de escoltarlo con mi coronel, para presentarle una disculpa”.

 

Entonces, me llevan adentro, un coronel me saluda, se disculpa, dice, “es que nos dieron una lista, pero nosotros interpretamos que era para impedirle el acceso y luego nos dijeron que, de ninguna manera, que por favor ingresara y aquí el capitán lo va a escoltar hasta el salón donde lo están esperando, por favor pase usted”.

 

Lo que buscaron fue intimidarnos. Afuera, los dejaron ingresar, pero los detuvieron, pusieron vallas. Adentro había espacio más que suficiente, yo creo que había mínimamente unas trescientas o cuatrocientas sillas y la gente estaba afuera y no los dejaban ingresar.


ED: Entendemos que dieron la justificación por parte de la OEA de que la razón por la cual no los dejaban entrar era porque no había espacio en el salón adentro. ¿Es así?


AL: Absolutamente falso. Todas las sillas, todas las sillas de [los representantes] de la sociedad civil estaban vacías y empezaron a dejarlos entrar en grupitos de cinco en cinco, absolutamente ridículo.


ED: ¿Usted puede confirmar que sí dejaron entrar a los grupos de la diversidad sexual y en cambio a los provida no?


AL: (Asintiendo con la cabeza) Es que al principio no dejaron entrar a ninguno de los dos grupos, posteriormente cuando empezaron a hacer el ingreso de cinco en cinco privilegiaban a los grupos LGBT. Por ejemplo, en la sala donde yo estaba, había una lista y solamente entrabamos una persona por coalición.

 

Eso es muy importante de destacar. La lista estaba hecha, nos la habían solicitado, nosotros la habíamos entregado, y solamente podía entrar una persona por coalición.


Entonces, al final de nosotros solamente ingresaron cinco personas, pero en un momento de la espera, llegaron los grupos LGBT y de una sola coalición, entraron ocho personas.


No fue un trato equitativo, pero ya nos había quedado claro desde un día antes, que la señora Catherine Pognat [Jefa de la Sección de Relaciones con la Sociedad Civil de la OEA] es parte de la comunidad lésbico-gay y su asistente – que nunca me quiso dar su nombre – se sentaba con los grupos LGBT, platicaba con ellos, les explicaba cosas, los conducía, o sea, era notoriamente parte del grupo.

 

Esa es la parte que hay que denunciar, y lo haremos por escrito y lo vamos a llevar al consejo general. La verdad es que es una inequidad impresionante.


ED: Luego de esta experiencia, el triunfo abrumador del primer día, y el trago amargo del día siguiente, ¿cuál es la enseñanza de cara a la próxima participación del Congreso Iberoamericano por la Vida y la Familia ante la OEA? ¿Qué “mañas” han aprendido para que la próxima participación pueda ser aún más efectiva ya sabiendo cómo se maneja la OEA?


AL: La OEA es el único organismo internacional que le da voz a la sociedad civil. Ni la ONU, ni la UNESCO, ni la UNICEF, ni la OMC, ninguna otra organización le da voz a la sociedad civil.


Entonces, los trabajos de la Asamblea de la OEA, debe quedar claro para el imaginario general de la población que en realidad se trata de dos eventos: el conversatorio de la sociedad civil con la OEA, que claramente fue ganado por primera vez por los grupos evangélicos, y el segundo evento que es la Asamblea en donde nuestra participación en un momento dado fue para tratar de hacer lobby.

 

No tenemos todas las facilidades, pero hemos ido aprendiendo a cómo acercarnos, cómo entregar documentos, cómo lograr contactos con los cancilleres. Así que para el próximo año y los venideros, nosotros tenemos que caminar en tres carriles…


Número uno: necesitamos arrebatar la secretaría de relaciones de la OEA con la sociedad civil para poner a una persona que, por lo menos, sea imparcial. Nuestra campaña a partir de esta semana va a ser buscar la destitución de la señora Catherine Pognat y que la OEA ponga a alguien verdaderamente imparcial para que haya un trato verdaderamente democrático igualitario y equitativo.


Hoy la OEA está absolutamente cargada hacia la ideología de género. Entonces necesitamos funcionarios que no respondan a esa lógica.


Número dos: hay grupos de países claramente identificados. El provida está encabezado por Paraguay que ha sido el único país fuerte, firme, claro, contundente que apoya la vida. Acompañado de la isla de San Vicente, de Jamaica, y algunos otros países pequeñitos, hoy claramente Guatemala, yo esperaría que Honduras que ha sido tibio, no se ha identificado y… casi al final, Brasil.


Lo que nosotros vamos a buscar hacer es que los países provida puedan tener una mini reunión donde podamos fortalecer la unidad de los países provida, y fortalecerlos. Nuestra estrategia es ir a buscar al vicepresidente Mike Pence para que se una contundentemente a este bloque.

 

Si Estados Unidos se suma de manera franca, aquello va a cobrar una relevancia importante. Imagínate lo que significa la potencia de Estados Unidos y la potencia de Brasil unidas fortaleciendo lo que ya hace Paraguay, Guatemala, Jamaica, etcétera.


Número tres: tenemos que poner gente en los debates de la elaboración de los resolutivos. Eso significa tener a alguien en Washington D.C. por lo menos tres meses para que pueda estar en todas las sesiones. Nosotros tenemos que estar ahí. Eso va a significar encontrar a una persona, financiarla, capacitarla, que pueda tener los contactos, es toda una logística. No se si lo vamos a lograr para el año que entra, pero esa es una de nuestras metas. (EvangélicoDigital).

 

 


04/07/19
< Regresar

Comenta la Nota

Suscríbete Gratis!!

Recibe en tu correo nuestro boletín diario de noticias.

Envíanos tus Comentarios

Tú comentario es importante para nosotros.

Hombre Mujer Escribe aquí el número que tiene la imágen.
VIDEOS