400 años del primer encuentro México-Japón

Este trabajo fue elaborado por alumnos del Curso “Comunicación Masiva en el Mundo Hispano”, Universidad de Estudios Internacionales de Kanda, Japón. Este equipo de trabajo está encabezados por nuestra amiga, la maestra Silvia Lidia González, a quien felicitamos y bendecimos.
ENLABRECHA.MXComenta la Nota

Esta semana se cumplen 400 años del primer encuentro formal de México y la cultura del mundo hispano con Japón, al recordar la llegada del samurái Tsunenaga Hasekura y una amplia delegación al puerto de Acapulco, en enero de 1614.

 

Las celebraciones incluyen eventos con interesantes muestras de fusión y acercamiento durante todo el año.

 

A propósito de esta contemplación de lo propio y lo lejano, el prestigiado Festival Cervantino tendrá como invitados especiales en su próxima edición precisamente a Japón y al estado de Nuevo León.

 

La propuesta es pensar en las fronteras, y en todo lo que nos une, aún en las diferencias. Precisamente en ese marco, este reportaje de estudiantes de lengua española en Japón presenta una muestra de viajeros que, como el samurái Hasekura, han desafiado la geografía y las barreras culturales, para aventurarse a explorar el mundo.

 

 

 

COMUNICKANDA / Especial*

 

 

Tokio.- Muchos japoneses viajan, y viajan mucho. El mundo suele identificarlos por sus ojos rasgados y su curiosidad, porque avanzan en grupo y toman fotografías de todo con modernos equipos. Son una de las primeras potencias del turismo internacional, pero ¿qué los mueve a explorar otros caminos?

 

Hace exactamente 400 años, más de 130 japoneses se embarcaron hacia el mundo desconocido de habla hispana, pasando por México y España. Allá queda, en una población andaluza, el apellido Japón entre centenares de habitantes, como herencia de aquella aventura, así como algunos misteriosos personajes en la historia de México.

 

En estos tiempos, con propósitos más personales, pero igualmente cargados de un audaz espíritu de aventura y exploración, jóvenes japoneses han recorrido las lejanas tierras americanas, sembrando flores en Argentina, vendiendo tacos mexicanos, o frutas en las calles de Guatemala, abordando autobuses desde México hasta Perú, o desafiando la gran geografía en bicicleta, desde la Patagonia hasta Alaska.

 

 

EL SAMURAI CONVERTIDO

 

 

Tras el impactante sismo y tsunami de marzo de 2011 en Japón, la población de Ishinomaki, en Sendai, sufrió graves daños. Por todo el mundo se difundieron impresionantes imágenes de enormes embarcaciones que la fuerza del mar remolcó tierra adentro, entre las que se salvó milagrosamente la emblemática nave “San Juan Bautista”.

 

Ésta es una reproducción del primer barco tipo galeón español, que se usó para transportar a la Embajada Keicho, es decir al grupo de japoneses que viajó, junto con el samurái Tsunenaga Hasekura, hasta el mundo hispánico con un ambicioso plan para buscar relaciones comerciales, técnicas para explotar la plata, armas, misioneros cristianos y relaciones diplomáticas.

 

En enero de 1614, la delegación arribó al puerto de Acapulco, en la Nueva España (hoy México). Algunos de los viajeros japoneses fueron bautizados y se quedaron allí. Otros siguieron su misión y llegaron a Europa, donde se entrevistaron con el rey Felipe III y con el Papa Paulo V, según narra el profesor Koichiro Yaginuma, historiador y académico de la Universidad de Estudios Internacionales de Kanda.

 

¿Había otras intenciones en aquella expedición? “Es un misterio”, comenta Alejandro Basáñez, agregado Cultural de la Embajada de México en Japón, quien cuenta que en la misión también iba el religioso español Fray Luis Sotelo y probablemente tenía la intención de solicitarle al Papa que le concedieran el cargo del obispado en Japón.

 

 

LOS QUE LLEVAN JAPÓN... EN EL APELLIDO

 

 

Muchos miembros de esta histórica expedición se quedaron en aquellas lejanas tierras. Convertidos al cristianismo, adaptados a la vida, unidos a mujeres o familias de las localidades que conocieron, cambiaron completamente su destino. Algunos incluso su nombre y apellido.

 

La principal herencia de aquella épica historia vive en poblaciones del sur de España, como Coria del Río, en las márgenes del Río Guadalquivir, en Andalucía, donde quedan cientos de personas que llevan el apellido Japón, según registros del ayuntamiento. En México también se quedaron algunos de los viajeros de ésta o alguna expedición anterior.

 

Como ejemplo, se sabe que en Guadalajara el mayordomo de la Catedral, a mediados del siglo XVII, era un hombre llamado Juan de Páez, a quien mucho tiempo después se le han descubierto sus verdaderos orígenes en Japón, según una investigación de Melba Falck Reyes y Héctor Palacios.

 

 

 

AÑO ESPECIAL

 

 

En coincidencia con el cuarto centenario de aquella expedición pionera, tanto en Japón como en España y México se realizan variadas actividades para reforzar los lazos entre estos países, que acercan a su vez a tres continentes. El Año Dual España-Japón ha programado desde junio de 2013 hasta julio de 2014 más de 250 eventos en ámbitos tan variados como la política, economía, ciencia, tecnología, turismo, enseñanza, arte o gastronomía.

 

Por su parte, el continente americano también conmemora la fecha y en este Año del Intercambio México-Japón, avalado por las autoridades de ambas naciones, existe un amplio programa de actividades. Justamente esta semana se concentran en Acapulco y la Ciudad de México exposiciones, ceremonias de té, danzas y música tradicional japonesa.

 

 

LOS MEJORES TURISTAS

 

 

Según datos de la Organización Mundial de Turismo, entre los países que más invierten en viajes internacionales se encuentra Japón, en el octavo lugar del mundo. Aún después de haber vivido una de las mayores catástrofes naturales en la historia de la humanidad en el 2011, al año siguiente 18.4 millones de japoneses viajaron al exterior, de acuerdo con la Organización Nacional de Turismo de Japón.

 

Los viajeros del país del Sol Naciente buscan principalmente destinos asiáticos y europeos. España empieza a incrementar su atractivo en las bitácoras. Los hoteleros europeos consideran a los japoneses como “los mejores turistas” por razones muy específicas: no se quejan, son generosos, educados y no hacen ruido, tal como lo señala una investigación del grupo de mercadotecnia TNS Infratest.

 

  

 

 

En América Latina, México es el país más atractivo para los japoneses. En el año 2012 pisaron suelo mexicano 85 mil 678 personas de origen nipón. Según la organización JTB (Japan Travel Bureau) y varios sectores de turismo, el mercado japonés tiene un creciente interés por los destinos culturales de México, las ciudades patrimonio de la humanidad, el turismo de sol y playa además de los viajes de negocios.

 

Los principales destinos de viaje para los japoneses en México son la Ciudad de México, Cancún, la Riviera Maya, Monterrey, Guadalajara y Los Cabos, entre otros. Después de México, hay interés en países como Brasil, Perú, Argentina, Chile, Colombia, Ecuador y Venezuela.

 

De acuerdo con la organización Prom Perú, los japoneses se interesan en ese país por las culturas autóctonas, el arte, la historia y la naturaleza. La televisión nacional de Japón NHK reveló que Machu Picchu había sido seleccionado como el destino que mayor interés despierta en los japoneses para viajar en los próximos años.

 

 

  

              

 

 

* Elaborado por alumnos del Curso “Comunicación Masiva en el Mundo Hispano”, Universidad de Estudios Internacionales de Kanda, Japón:

Saki Azumi, Karyon Lee, Shohei Kose, Yoshio Harada, Yusaku Tamashige y Silvia Lidia González (profesora).

 


20/01/14
< Regresar

Comenta la Nota

Suscríbete Gratis!!

Recibe en tu correo nuestro boletín diario de noticias.

Envíanos tus Comentarios

Tú comentario es importante para nosotros.

Hombre Mujer Escribe aquí el número que tiene la imágen.
VIDEOS